Demuestran por qué la vagina huele (y sabe) a bacalao

La ciencia demuestra por qué la vagina huele (y sabe) a bacalao

vagina-huele-y-sabe-a-bacalao

La mayoría de las mujeres experimentan que su vagina desprende un fuerte olor a pescado, al que popularmente se le ha conocido como “hedor a bacalao”. Un estudio elaborado por el Instituto de Masachussets (EEUU), ha revelado la causa y le ha puesto nombre: chofina

Los científicos que han participado en este trabajo, los doctores Jan Schurrer y Vladimir Kardashian, pertenecientes al departamento de física uterina, han llegado a la conclusión de que se trata de un mecanismo de defensa que han desarrollado para alejar a posibles amenazas.

Para defender su tesis, Schurrer y Kardashian se han servido de la colaboración desinteresada de 50 mujeres.

Tras varios infructuosos análisis de flujos vaginales, los doctores, desesperados (tal y como han reconocido) recurrieron a un experimento más cognitivo y psicosensorial. “Después de examinar 50 vaginas y regresar a casa con olor a pescado impregnado en las manos, me di cuenta de que al doctor Kardashian le olían menos que a mí. Miré su foto y sí, es un hombre guapo”, revela Schurrer.

Con esa premisa, pidieron a sus colaboradoras sentarse frente a una pantalla, desnudas y con las piernas abiertas. Los doctores apagaron las luces de la sala, y ataviados con gafas detectoras de calor, se dispusieron a mostrarles fotos de hombres atractivos y gordos calvos con granos para comprobar su reacción. En las grabaciones, puede observarse que 49 de las 50 mujeres expulsaron chofina de grado 10 (de una escala del 1 al 5) cuando contemplaban a los desgraciados (en el vídeo se aprecia un “humo” resplandeciente saliendo de la vagina, lo mismo que un calamar hace con su tinta). “Porque tenía pinzas en mis párpados para no poder cerrar los ojos; casi me asfixio con la bacalaera”, recordaba con amargura una de ellas. La otra era lesbiana.

¡¡¡NO TE LO PIERDAS!!!

En cambio, cuando se deleitaban viendo a los hombres agraciados, la chofina desaparecía para convertirse en un perfume similar a la fragancia que comercializa Antonio Banderas. “Chorreaba, no podía detener aquella riada vaginal: creo que nunca me olí tan bien”, se sincera otra.

Los doctores han llegado a la conclusión de que se trata de un paso en evolución de la especie, que se encamina hacia el metrosexualismo. “La chofina no es más que una brújula natural, un spray de pimienta contra cardos malayos”, asegura Shurrer. Él mismo, cuyo cuerpo se asemeja a un botijo, pudo comprobar al aproximarse a una de esas vaginas el efecto que le provocaba: pérdida de sensibilidad pituitaria y un descontrolado lagrimeo en los ojos. “Casi acaba conmigo, aunque tiene su punto”, sentencia.

Pero no todo está perdido para los menos afortunados. Gracias a este experimento, han descubierto que la fragancia de Antonio Banderas para aturdir la chofina y tener una oportunidad para follar. Paralelamente, la policía investiga al actor sobre cómo saca jugo a lo que hace y sospecha que su fragancia proviene de factorías clandestinas en China.

¿Y tu que opinas?

¿Y tu que opinas?